junio 03, 2020

LA HISTORIA DE LA SELECCIÓN - UN AÑO DE TRANSICIÓN

1993

Luego del Mundial del '92 sobrevino un extenso paréntesis a nivel competitivo. Al margen de los resultados obtenidos, en el avión que traía al plantel de regreso a Buenos Aires, seguramente todos eran conscientes que un ciclo acababa de concluir. Además, existía un dato extra, que impregnaba el clima de la Selección con una atmósfera muy particular: los integrantes de la dupla técnica, distanciados, ya no volverían a trabajar juntos.
La mayor parte de 1993 transcurrió sin novedades. Abocados todos al torneo local, la Selección quedó relegada a un segundo plano. Todavía restaba mucho para las Eliminatorias y la dirigencia, ante la ausencia de partidos amistosos, creyó prudente dejar correr el almanaque antes de formar el nuevo seleccionado. Pero mientras los meses se acumulaban, un interrogante indisimulable latía en cada protagonista vinculado a la actividad: ¿Quién sería el nuevo entrenador? Ni Vicente De Luise ni Fernando Larrañaga ocultaban sus intenciones de continuar, pero como era más que obvio la imposibilidad de hacerlo juntos, la gran decisión se acercaba.
A fines de 1993, un suceso clave marcó la definición del campeonato y, acaso, del futuro de la Selección: Newell’s y Boca llegaron a la final del torneo en medio de un clima especial, ya que esos equipos eran justamente dirigidos por los ex integrantes de la dupla. El partido, disputado en la Universidad de Rosario, fue suspendido sobre el final del primer tiempo (Boca se imponía 1 a 0) por incidentes originados desde la parcialidad local. A De Luise, que había sido expulsado cuando el partido aún no estaba interrumpido, se lo acusó de agredir a Larrañaga en el banco visitante. Dos meses después, en febrero de 1994, el Tribunal le dio a Newell’s el partido por perdido y Boca, de este modo tan atípico, salió campeón.
El saldo tampoco fue positivo en lo personal para Veco, ya que pese a que negó enfáticamente las imputaciones, su imagen decayó, faltando poco para que la dirigencia tuviera que nombrar al próximo entrenador albiceleste...

Hong Kong '92. La dupla técnica sonríe junto al Chino Díaz. Tras ese Mundial, ya no trabajarían juntos.

junio 01, 2020

LA HISTORIA DE LA SELECCIÓN - HONG KONG '92


En el partido inaugural, la formación argentina posa para los fotógrafos en el imponente estadio mundialista. Parados: Socorro, Valarín, Ferraris, Sposaro, Fiele, Díaz y Carfagna. Hincados: Ávalos, Giménez, Sosa, Romero y Parrilla. 

Del otro lado del mundo transcurrió esta nueva incursión argentina en el futsal internacional a la que, al igual que en el Mundial anterior, se llegó casi sin haber tenido chances de jugar contra otras selecciones. Por lo tanto, la experiencia de nuestros muchachos en materia de roce internacional seguía siendo casi nula.
No obstante, los compromisos iniciales arrojaron resultados positivos, haciendo ilusionar al plantel albiceleste. Una clara victoria frente a Nigeria fue el primer paso, inmediatamente después de la ceremonia inaugural y ante el lleno total del imponente estadio utilizado para la apertura. La mayor técnica prevaleció ante los rudimentarios africanos, en un trámite donde especialmente Valarín se encargó de realzar la jerarquía del fútbol argentino, jugando un partido extraordinario y convirtiendo cinco goles para, al día siguiente, salir fotografiado en los diarios locales. La nota amarga, fue la seria lesión que a los pocos minutos sufrió Carfagna, víctima de un fuerte rodillazo que un nigeriano, en una jugada desgraciada, le propinó en la cabeza.

Su reemplazante, el “Facha” Socorro, cumplió una buena actuación, tanto contra Nigeria como en la segunda fecha con Hong Kong. Un ajustado triunfo consiguió la Argentina enfrentando a los locales. Tras la ventaja parcial que consiguieron estos, llegó el empate de Giménez  y en el principio de segundo tiempo, el desnivel de Ávalos. La Selección, con todo el público en contra, terminó por agradecer la pitada final, que por otra parte significó el pasaje a la segunda vuelta.

En tercer turno, se sumó el tercer éxito consecutivo derrotando a los polacos -que también se hallaban clasificados- en un partido en el cual la Argentina siempre estuvo adelante en el marcador. Con puntaje ideal, en la próxima ronda nos esperaba una zona difícil: Brasil, Estados Unidos y Holanda. Casualmente, los dos primeros rivales coincidían con la segunda etapa del Mundial anterior.

Contra adversarios más poderosos, la Argentina mermó su rendimiento y el aspecto físico, acaso también haya ejercido una importante influencia. Eso se notó ya en el primer encuentro, con Holanda. Por intermedio de Ferraris, la Selección se había colocado en ventaja. Pero la base atlética más sólida de los holandeses y su mayor efectividad hicieron lo suyo, dejando sin nada a la Selección. Un minuto después del gol de Mauricio, llegó el empate y luego los tantos restantes para colocar el 4 a 1 inapelable.
Al día siguiente, se repitió la historia del Mundial anterior: Brasil nos propinó el golpe de nocaut que implicó la eliminación inmediata. Los verdeamarelhos no tuvieron contemplaciones ante un equipo disminuido física y anímicamente, que sucumbió sin atenuantes ante su supremacía.
Por último, un Estados Unidos que necesitaba imperiosamente ganar para seguir adelante, tampoco se apiadó de la Argentina.
La vuelta a casa era inminente. Había que empezar a pensar en España 96.


mayo 30, 2020

LA HISTORIA DE LA SELECCIÓN - DE HOLANDA A HONG KONG


Con el objetivo puesto en las Eliminatorias para Hong Kong, esta pre-Selección se preparó durante varios meses. Parados: Gustavo Romero, Fabio Giménez, Luis Almirón, Eduardo Socorro, Rubén Sosa, Pablo Parrilla, Mauricio Ferraris, Walter Fiele, Vicente De Luise (DT) y Fernando Larrañaga (DT). Hincados: Alberto Carfagna, Diego Artalen, Ramón Álvarez, Claudio Frino, Sergio Artero, Juan Carlos Ávalos, Andrés Díaz, Walter Sposaro y Gabriel Valarín.  Antes de Aracajú, quedarían al margen Alvarez, Frino, Almirón y Artero.

1992

La actividad fue nula tras el regreso de Holanda. Ante la ausencia de torneos internacionales y amistosos a nivel sudamericano -aún Brasil no había comenzado a organizarlos- sólo quedaba aguardar pacientemente la llegada de las Eliminatorias para Hong Kong. Por lo tanto, desde el 89 hasta el 91 inclusive, la Selección no volvió a juntarse. En cambio sí se produjeron algunas novedades relacionadas al cuerpo técnico: De Luise fue ratificado en su cargo, pero la Comisión de Futsal determinó que Larrañaga dejara de ser sólo ayudante de campo y se convirtiera en su coequiper a partir de los próximos compromisos, que serían los nada sencillos encuentros clasificatorios para el Mundial 92.

Dos meses antes del viaje, la Selección inició su recorrido. La modalidad de trabajo era la siguiente: entresemana, Larrañaga entrenaba a los jugadores capitalinos; los sábados, se reunían con De Luise y los rosarinos. El escenario de la prácticas de fútbol era un complejo deportivo de césped sintético ubicado en Barracas, propiedad de Diego Latorre y Esteban Pogany. Entre dicho lugar y el gimnasio de Racing se desarrollaba la preparación. Así fue avanzando la cuenta regresiva. La lista de convocados fue reduciéndose hasta que pocos días antes de la partida, eran quince los que seguían al pie del cañón. Entonces la dupla técnica comunicó la desafección de cuatro jugadores más: los riverplatenses Claudio Frino y Luis Almirón; Ramón Álvarez, de Atlanta, y Sergio Artero, arquero boquense.

Amistoso con el combinado rosarino
Rosario, 26 de marzo
A fin de seguir alistando los motores, la Selección volvió a reunirse, en Rosario, para enfrentar amistosamente a una formación constituida por futbolistas de la liga local. Esta vez con más formalidad que las prácticas precedentes, se abrió el estadio de Newell’s para que mucho público acudiera al cotejo. De todas maneras, el cuerpo técnico tomó el compromiso como un ensayo, en el que, con claridad, la Argentina superó a un equipo que puso todo de sí, pero no pudo impedir la cómoda victoria albiceleste. Faltaban pocas horas para la dura Eliminatoria...
26-5: Argentina 5-Rosario 1

Eliminatorias para Hong Kong 92.
Aracajú, Brasil, 1 al 3 de abril
El primer paso en Aracajú fue una previsible derrota contra los locales. No obstante, el cuerpo técnico no vio con malos ojos dicho marcador, ya que se especulaba con que Brasil golearía a los demás rivales En caso de igualdad de puntos en el tercer puesto, la clasificación  favorecería al de mejor diferencia de gol. De los cuatro países intervinientes, los tres primeros irían al Mundial.
Sin embargo, la Selección le prestó mayor atención aún a la calculadora luego del empate en uno del día siguiente con Paraguay. La Argentina ganaba con justicia, pero sobre la hora los guaraníes le colocaron un manto de incertidumbre a nuestra participación en el Mundial.
No cabía otra alternativa que vencer a Ecuador para no pensar en resultados de terceros. Consecuencia de ello, el equipo salió dispuesto a conseguir el pasaje a Hong Kong  sin depender de nadie y se llevó por delante a los ecuatorianos. El contundente 5 a 1 le devolvió la alegría al plantel, que terminó celebrando en la pileta del hotel -cuerpo técnico incluido- la conquista del subcampeonato y de la clasificación.
Delegación:
Presidente: Osvaldo López. Delegado: José Lopolito.
Jugadores: Gustavo Romero, Gabriel Valarín, Walter Fiele y Diego Artalen (Newell’s); Alberto Carfagna, Walter Sposaro y Mauricio Ferraris  (Atlanta); Rubén Sosa, Pablo Parrilla y Juan Ávalos (Boca); Marcelo Andrés Díaz y Fabián Socorro (River); y Fabio Giménez (Tigre).
1-4: Brasil 4-Argentina 0
2-4: Argentina 1-Paraguay 1
3-4: Argentina 5-Ecuador 1

Con la tranquilidad de haber conseguido el objetivo, pero con la urgencia de seguir sumando horas de trabajo, se reiniciaron las prácticas en julio. Esta vez, nada más que en el polideportivo de Racing, en Avellaneda. En él, la Selección enfrentó a varios equipos del torneo local que oficiaron de sparrings. Todos, fueron superados con claridad. Del equipo de Tigre, que realizó un buen partido contra los albicelestes, se convocó a Nelson Podestá. Este último, si bien reforzó las filas del seleccionado en aquella etapa y viajó a Hong Kong, sólo lo hizo en carácter de personal auxiliar, ya que por una cuestión de cupo fue finalmente desafectado de la nómina mundialista.
Al igual que en las semanas previas al Mundial anterior, la Selección quedó concentrada en SETIA. Y a  casi diez días del debut, se inició el periplo, increíblemente largo y agotador, hacia el continente asiático. Debido al sistema de vuelos, fue necesario permanecer varios días en Holanda antes de llegar al punto final del recorrido. El destino volvía a depositar a la Argentina en Amsterdam, al igual que casi cuatro años atrás. Aprovechando esa escala, se enfrentó en un entrenamiento a Paraguay, que venía realizando idéntico trayecto. Aquí, a diferencia de lo sucedido cuatro años antes, la práctica no dejó conformes a los hombres del seleccionado, que, en tres tiempos, cayeron por varios goles frente a los guaraníes. Y después, rumbo a la lejana Hong Kong.

mayo 28, 2020

LA HISTORIA DE LA SELECCIÓN - EL DEBUT MUNDIALISTA


La Argentina en Amsterdam, a punto de debutar en campeonatos mundiales. Parados: Alberto Carfagna, Adolfo Fagundez,  Rodolfo Tin, Fernando Lozano, Hugo Castañeira, Nicolás Hidalgo, Néstor Romero, Daniel Estrella (PF), Vicente De Luise (DT) y Fernando Larrañaga (AC). Hincados: Gabriel Valarín, Juan Carlos Ávalos, Eduardo  Santamaría, Ramón Álvarez y Alberto Ocampo.

La fecha de original del primer Mundial estaba, en principio, programada para 1988. Sin embargo, prevaleció la insistencia del país organizador para que la misma se corriera hasta enero del 99. De este modo, coincidiría con los festejos por el centésimo aniversario de la Federación Holandesa.
Nuestra Selección arribó a Amsterdam una semana antes del debut, el 29 de diciembre. Alojados en las instalaciones de la Federación -allí se hospedó la mayoría de los competidores- la delegación argentina realizó un austero brindis cuando dieron las doce del 31. Al día siguiente recorrieron la ciudad, aprovechando el día libre otorgado por el cuerpo técnico en aquel 1 de enero tan frío -era pleno invierno en Europa- como atípico para aquellos muchachos totalmente amateurs que, quizás todavía inmersos en un gran sueño, tomaron un avión hacia el Viejo Continente, con el fin representar al país.
El segundo día del año comenzaron las prácticas, con la mala suerte que varios de los supuestamente titulares, se contracturaron debido a la falta de adaptación luego de un viaje largo, el cambio brusco de clima y los nervios propios de jugadores totalmente amateurs.
Consecuencia de ello, el debut de esos futbolistas, que no entrenaron normalmente sino que hicieron trabajos especiales en la pileta del complejo, estuvo en duda hasta la misma mañana del partido con Canadá.

Pero en definitiva todos se recuperaron y aquellos días de incertidumbre culminaron con una sonrisa, ya que los canadienses opusieron una débil resistencia y fueron vencidos 3 a 1 por una Argentina sólida, que contó con una soberbia actuación de Hidalgo, autor de dos de los tres  tantos.
La jornada siguiente puso enfrente otro adversario a priori accesible. Japón no parecía ser un problema, sobre todo cuando rápidamente la Selección consiguió dos goles que lo acercaban a la clasificación. Pero a partir del descuento japonés en el segundo tiempo, un susto mayúsculo recorrió el cuerpo de cada uno de los argentinos presentes en el estadio. Los velocísimos nipones, agrandados por aliento del público holandés,  que claramente se había volcado a favor del más débil, encerraron a la Selección contra su arco. El arquero Carfagna intervino entonces en reiteradas ocasiones, atajando y recibiendo los pases de sus compañeros (todavía no se había dictado la regla que impedía hacer esto). La presión japonesa, no obstante, no fue suficiente para vulnerar la estructura defensiva contraria y, los dos valiosos puntos que nos colocaban en la segunda fase, quedaron a salvo.

Con la clasificación asegurada, llegó Bélgica, que también ya había pasado de ronda producto de dos triunfos. Para preservar las energías de los titulares, el técnico  dispuso el ingreso de integrantes del plantel que no habían tenido tantas chances de jugar. Uno de ellos, Ramón Álvarez, señaló el único gol ante los belgas (fue el empate parcial), quienes luego se quedaron con la victoria y el primer puesto del grupo. Una desagradable sensación se instaló en el grupo a partir de aquel partido: más allá de la derrota, todos lamentaron la grave lesión de Tin, quien en una jugada sin importancia, sufrió una terrible fractura en su pierna derecha, debiendo volver  al país  a los efectos de ser operado.
La segunda instancia puso en el camino a tres rivales complicados. Estados Unidos era el primero y aparecía como un equipo impredecible. Por un lado no figuraba en cacha de once, pero al mismo tiempo sí tenía antecedentes en un intrincado fútbol rápido disputado en su país, del cual exhibió algunos elementos en este Mundial. Los buenos resultados que cosechó -obtuvo el tercer lugar- lo condujeron a ser considerada la gran sorpresa y a que algunos le pronosticaran un futuro de potencia mundial, especialmente tras el triunfo con sabor a batacazo que consiguió contra Brasil. Pero con el transcurso de los años se fue desdibujando, sin poder confirmar aquellas expectativas.
En segundo lugar, los verdeamarelhos ya mostraban signos del poderío que los llevaría a ser tricampeones, y era el único rival que la Argentina era consciente de que sería casi imposible poderlo superar.
Por último, existían esperanzas con respecto a Paraguay, selección que si bien era fuerte en fútbol de salón, con las nuevas reglas del futsal, había caído ante nuestra Selección poco tiempo atrás.
A la hora de la pisar el campo de juego, los cálculos optimistas le dejaron su espacio a los más realistas y tres derrotas implicaron un rápido retorno a casa. Estados Unidos, seguramente el partido clave para mantener en alto las ilusiones, se despachó con un 3 a 1 sin objeciones. Por más que Ávalos logró la apertura de marcador, en el segundo tiempo los norteamericanos tradujeron su dominio con tres goles para dar vuelta la historia. La mala racha de lesiones graves no se detuvo. Ahora era Lozano quien padeció rotura del talón de aquiles. “Puré” permaneció en Holanda, pero obviamente quedó marginado de la competencia.
La segunda caída era predecible, frente a un futuro campeón que además estaba consagrando a Beto como el mejor jugador del mundo.

Ya eliminados, el ajustado revés ante los paraguayos sólo sirvió para determinar las posiciones. Aquí, otra vez la Selección se encontraba en ventaja (vencía 3 a 2) pero el partido cambió de manos cinco minutos antes del final. De haber ganado, probablemente la Argentina hubiera escalado alguna posición por sobre el octavo puesto que en definitiva obtuvo, aunque la verdad ya había sido escrita desde la frialdad de las estadísticas. Al margen de ellas, el propósito de empezar a sumar experiencia en el terreno internacional ya estaba satisfecho, en lo que fue el inicio de un largo recorrido por las canchas del mundo.
Un párrafo del periódico “FIFA News”, publicado tras la Copa del Mundo, decía textualmente: “Paraguay se franqueó muchas simpatías el día de la apertura, con bonitas jugadas técnicas, aunque en la segunda vuelta no pudo más imponerse y quedó eliminado igual que la Argentina, en cuyo equipo no todos los jugadores mostraron el nivel atlético que requiere un torneo mundial”.


mayo 26, 2020

LA HISTORIA DE LA SELECCIÓN - EN LA ANTESALA DEL PRIMER MUNDIAL


1988

En el inicio del año se conoció la noticia referida a que, debido al éxito de las competencias internacionales de 1986 y 1987, la primera Copa del Mundo era ya una hecho. El principal torneo de selecciones tenía fecha para enero de 1989 y sede en Amsterdam, la capital holandesa. Por ende, desde la AFA se aprontaron las actividades con vistas al acontecimiento, al cual la Argentina concurría en carácter de invitado, dado que no se realizaron eliminatorias. Confirmado De Luise en el cargo de entrenador, éste se encargó de nombrar a Fernando Larrañaga como técnico alterno y de confeccionar la lista de los jugadores que comenzarían a trabajar para Holanda 89.
El estadio de la antigua sede de Atlanta ofició de escenario de la puesta a punto. Cuatro veces a la semana, los futbolistas capitalinos entrenaban allí con Larrañaga y Daniel Estrella, el preparador físico, mientras que los viernes por la noche, llegaba Veco junto a los rosarinos. La metodología se repitió a lo largo de varios meses. En tanto, la nómina original de jugadores iba achicándose hasta que, bien entrado noviembre, quedó reducida a dieciséis. Apenas comenzó diciembre, los últimos cuatro quedaron desafectados. La amarga noticia la padecieron Tortá, de Newell’s, Marcelo Scheave, procedente del futsal español, Marcelo Acuña, de River, y el arquero Jorge Célico, de Huracán.

Amistoso con Paraguay
Asunción, 7 de diciembre
El plantel mundialista realizó un largo viaje en ómnibus hasta la capital paraguaya con el objetivo de disputar el primer encuentro amistoso de la historia del seleccionado. Contrastando con una Argentina casi carente de roce internacional, el rival contaba con suficientes antecedentes como para ser tratado con mucho respeto: en el último año los mismos jugadores habían vencido a Brasil, tanto en la final de la FiFuSa como -por penales- en el torneo de Fútbol Cinco de Brasilia. Al cabo del primer tiempo frente a la Selección, los guaraníes parecían dispuestos a ratificar sus pergaminos, al imponerse por la mínima diferencia. En la segunda etapa los cambios introducidos -por ejemplo, las entradas del pivot Castañeira y Carfagna en el arco- activaron la reacción y el partido cambió de dueño. Cerca del final, Argentina lo ganó con un gol de Rodolfo Tin.
7-12: Paraguay 2-Argentina 3

Amistoso con Paraguay
Rosario, 22 de diciembre
La revancha fue un cómodo triunfo argentino en el estadio de Newell’s. El resonante resultado fue de suma utilidad para esperar el Mundial con una cuota de optimismo, pese a que la información acerca del resto de los competidores era prácticamente inexistente.
14-12: Argentina 6-Paraguay 1

Foto: La Argentina acaba de derrotar a Paraguay en Rosario, en lo que fue la primera presentación de una Selección Nacional de futsal en nuestro país. En primer plano, aparecen Fagundez, Álvarez, Valarín, Avalos, Santamaría, Romero (alzando el trofeo que se puso en juego) y Castañeira. Al elenco que dirigía Vicente De Luise lo esperaba, sólo algunas semanas más tarde, la primera experiencia mundialista, en Holanda.

mayo 24, 2020

LA HISTORIA DE LA SELECCIÓN - EL DEBUT INTERNACIONAL


Argentina en su debut internacional, en el Coliseo de Brasilia. Parados: Valarín, Tin, Andrisani, Castiñeira, Fagundez y Carfagna. Hincados: Scheave, Ferreyra, Romero, Acuña y López. Siete jugadores rosarinos (cinco de Newell’s, dos de Central) y cuatro capitalinos conformaron la primera Selección, que tuvo actuación más que digna en un torneo de mucha jerarquía.

En el Torre Hotel del barrio Chacarita comenzó el sueño de este grupo de jugadores cien por ciento amateurs: tres días de concentración y avión a la capital brasileña  para participar de un torneo que aún poseía carácter experimental. Al futsal todavía no le habían quitado los pañales y algunas reglas aún se estaban ensayando. A pesar de ello, en Brasil tomaron el evento como un gran acontecimiento  y dotaron al campeonato de una colosal infraestructura. Asombrados por lo que sucedía a su alrededor, los argentinos comenzaron con el pie derecho y el bautismo internacional fue un triunfo ante Portugal. Esa sería la única alegría del equipo de De Luise. En la segunda presentación, también se jugó muy bien. Castañeira marcó el único gol del 1-1 ante Bélgica, un seleccionado muy fuerte en aquella época. En tercer  turno, llegaron los dueños de casa. Con Brasil se jugó de igual a igual, inclusive la Selección estrelló tres pelotas en los palos. Cuando faltaban cinco minutos y con el partido ya 5-3, Castañeira marró un penal, perdiéndose la chance de lograr un resultado más decoroso aún. Brasil utilizó a varios cracks del fútbol de campo: todavía no tenían bien en claro que actitud tomar con respecto a un incipiente futsal que, pese a aquellas dudas, muy pronto explotaría en el país vecino.
El último encuentro del grupo, con Chile, finalizó empatado. Argentina debía ganar sí o sí para entrar a semifinales, pero los chilenos mantuvieron el empate, de modo tal que la Selección debió dirimir con España -el tercero de la otra zona- el quinto puesto.
Aquí, el técnico introdujo variantes, dándoles chances de actuar a jugadores que no habían ingresado. Por ejemplo, Carfagna y Scheave, quienes a partir de entonces tendrían una destacada trayectoria internacional. Sólo por un gol de diferencia España salió victorioso y se ubicó quinto. Quedó aquí un sabor amargo, pues con el partido empatado, a un minuto del final, López malogró un penal y tras esa jugada vino el gol del triunfo español. Mientras, en el choque por el campeonato, Paraguay (con su plantel campeón de FIFUSA) le empataba a Brasil y lo vencía por penales.
Pero más allá de cualquier  resultado, lo verdaderamente  importante estaba a la vista de todo el mundo: al futsal lo esperaba una larga existencia.


mayo 22, 2020

LA HISTORIA DE LA SELECCIÓN (I)


1986 
La actividad impulsada por la FIFA acababa de dar sus  primeros vestigios de vida en nuestro país, donde la apertura del campeonato tuvo lugar en agosto. A nivel Selección, la actividad fue completamente nula. En cambio, internacionalmente se jugó el primer torneo de selecciones. Sucedió entre el 18 y el 20 de noviembre en Budapest, capital de Hungría, y el país organizador alzó el histórico trofeo al vencer a Holanda por penales, tras un empate en el tiempo reglamentario. Además fueron invitados: Italia, España, Bélgica, Brasil, Perú y Estados Unidos. Una circular de la FIFA publicada luego del certamen, rezaba: “La finalidad era la de probar las nuevas Reglas de Juego creadas por la Subcomisión nombrada por el Comité Ejecutivo. Podemos decir ahora que la aplicación de estas Reglas resultó un verdadero éxito. Es la razón por la cual les recomendamos a todas las Asociaciones Nacionales utilizarlas desde ahora, especialmente en las distintas competiciones previstas para fines de 1986 y comienzos de 1987. Se comprobó con este torneo de prueba que, con las nuevas Reglas, se puede jugar favorablemente este fútbol cinco en una sala, sin utilizar las bandas de rebote laterales y, con mayor razón, las de detrás de los arcos”.

1987
La experiencia favorable que implicó la primera competencia, animó a la FIFA a realizar un segundo torneo del 9 al 13 de febrero. La Coruña, España, fue la sede y además de la Selección dueña de casa participaron: Portugal, Bélgica, Estados Unidos, Brasil (representado por el equipo Bangú) Holanda, Italia y Hungría. En la final, España y Bélgica empataron en un gol y los locales ganaron por penales.
Todavía la Argentina no era tenida en cuenta, pero sí lo sería a partir del tercer campeonato, que se jugaría en Brasil en septiembre. A tales efectos, fue designado el director técnico. La nominación recayó sobre Vicente De Luise, quien se desempeñaba con éxito en Newell’s. Los Leprosos, equipo de gran tradición en el fútbol de salón, habían sido subcampeones en 1986 y ganarían el certamen del año en curso.
Los entrenamientos, que comenzaron a mitad de año, se llevaron a cabo en el gimnasio ñulista. La mayor parte de los convocados correspondía a futbolistas de los equipos rosarinos. Los que viajaban desde Buenos Aires, lo hacían los viernes por la empresa Antón. Luego de practicar dos jornadas bajo las órdenes de Veco, emprendían el regreso y los domingos actuaban para sus respectivos equipos.
Como nota de color, es digna de mención la actitud de Julio Grondona, quien la noche anterior a que la Selección partiera hacia Ezeiza se dio cita en la sede de Atlanta y allí compartió amigablemente un asado con la delegación nacional.
En septiembre se disputó el III Torneo Internacional de Selecciones (se detallará en la próxima entrega). Después del mencionado certamen de Brasilia, la Selección ya no volvió a reunirse hasta el año siguiente.

Foto: En su edición del 29 de septiembre de 1987, la revista El Gráfico le dedicó cuatro páginas al Futsal, que recién nacía. En una amplia cobertura del torneo de Brasilia, el enviado especial, Jorge Barraza,  escribió: “Es un juego notablemente dinámico y veloz en el que, por suerte, no se puede adoptar un esquema exageradamente defensivo porque por las dimensiones de la cancha siempre se está en peligro de recibir goles”.

mayo 20, 2020

ASÍ COMENZÓ EL FUTSAL DE GLORIAS


El Futsal de fiesta. La celebración del club de Tigre en 2009, cuando subió a la Primera División de AFA.

La institución de Tigre fue fundada el 19 de octubre de 1919. Dueño de una rica historia que ya tiene más de cien años, además posee una vasta trayectoria en el futsal-AFA. En este artículo, se rememora su particular comienzo en dichos torneos.

Toda historia tiene un comienzo. Y desde que llegamos el club, tuvimos una curiosidad desmedida por conocer como el futsal había llegado a Glorias.

Y esta es la verdadera historia:

Allá por el año 1991, llegó al club un señor llamado Ricardo Cervera, pieza inicial de esta aventura, quien se desempeñaba como dirigente de Tigre y era también un hombre ligado al Club Fénix.

Si bien los Torneos de Futsal (en ese momento se los llamaban "Fútbol cinco") habían comenzado en 1986, la realidad, es que llegado al  Torneo de ese año, éste solo contaría con 7 equipos para continuar en la Liga, ya que Chacarita y Tigre habían declinado seguir participando. Y esto era imposible.

Es por ello que Cervera  se acercó a Glorias, con la idea de proponerle a sus dirigentes, participar del Torneo de AFA y para ello les propuso utilizar el nombre de Tigre y entregarle toda su estructura.

Hasta ese momento, Glorias participaba en la Liga de Baby de Tigre, pero con el argumento que la actividad se realizaba hasta los 12 años, y que ya luego esos chicos  no podían seguir jugando, convenció a los dirigentes de aquel momento. En esa primera e histórica reunión, estuvieron Humberto Marino (actual vicepresidente), Juan Gutiérrez (histórico delegado en AFA) (que son los que "agarran" la bandera para llevar adelante este proyecto) y "Pipo" Rossi (quien luego fue técnico del club y que lleva el estadio su nombre). Al poco tiempo apareció Carlos Lento, quien gentilmente se ofreció a poner el dinero para afrontar los gastos de árbitros y los costos generales de la actividad.

Y les dio la idea de cómo ingresar en AFA. Quien les tendió una gran mano a esos primeros dirigentes fue Boca Júniors, quien por intermedio de los Sres. José Lopolito (poco después sería el presidente de la Comisión en AFA) y Fernando Larrañaga (en ese momento, técnico de los xenizes) nos asesoran acerca de todos los trámites relativos al ingreso.

Y se celebró el primer acuerdo tácito: Glorias pondría todos los jugadores de 3ra a 8va y Tigre formaría el plantel de 1ra división. Pero surgió un inconveniente y Cervera nos pide que Glorias forme también el plantel de 1ra división.

En ese Torneo compitieron Boca, River, Newell's, Huracán, Atlanta, Platense, Fénix y Tigre, que en realidad era Glorias, y que de hecho, jugaba en su cancha.

Ricardo, se quedó con un Fénix, que casi de cero, tuvo que armarse nuevamente. Y si bien deportivamente no le fue bien, esto le permitió salvar la actividad. No sabemos que hubiera pasado si don Ricardo no hubiera hecho esto. Lo más seguro es que el futsal hubiera muerto allí mismo.  

Recordamos que la fecha de inicio de esta actividad en la Argentina, databa del año 1986. Exactamente el 16 de agosto de ese año cuando se jugó el primer partido oficial de Futsal, idea pergeñada por Joao Havelange, histórico Presidente de la FIFA. Previamente había sido titular de FIFUSA, quien se manejaba como un organismo independiente y monopólico de esa actividad. Havelange decidió incorporar la actividad a FIFA y le trasladó su idea a las demás Federaciones.
         
Glorias juega como Tigre hasta el año 1997.
¿Por qué a partir de ese momento empieza a competir como Glorias?.
Porque llega una orden de FIFA, de que todas las Asociaciones tengan fútbol de salón. Para poder armar la Liga, FIFA, bajaba un canon económico. Y como había pocos clubes afiliados interesados en formar parte de esta competición, se recurre a los clubes no afiliados o «de barrio».  Unión de Olivos, en 1995, había sido el pionero. Y en 1997, apareció Glorias, junto a otros clubes como Franja de Oro, Hebraica y Sundarland.
A partir de allí, comienza otra historia para este gran club de Tigre.

Fabián Otero/Club Glorias

mayo 18, 2020

LOS PIONEROS DEL FUTSAL


HOY: SERGIO VIDÓSOLA

Sergio Vildósola amaba profundamente a Atlanta. Y desde su rol de dirigente, le dio a los Bohemios el impulso fundamental para que ingresara y se hiciera fuerte en el futsal. Pero no sólo luchaba por su institución. También desarrolló un papel muy valioso para la actividad en general, en aquellos primeros años donde los dirigentes que se acercaban para dar una mano desinteresadamente, apenas se podían contar con los dedos.  Un día, dejó este mundo. Siendo muy joven, una enfermedad se lo llevó pero siguió viviendo en el recuerdo de todos los que lo conocieron y supieron de su obra.
A fines de 1995, poco tiempo después de su desaparición física, posteriormente al campeonato oficial ganado por Laferrere (que se le escapó increíblemente a Atlanta) se jugó un torneo por el sistema de eliminación directa. Se lo denominó “Copa Vildósola”. Esta vez, a Atlanta no se le escapó. Los Bohemios podían darse el lujo de resignar cualquier campeonato, menos éste.

Copa Vildósola
Cuartos de final (ida)
Argentinos 8-Laferrere 5
Ferro 1-R. Central 2
Acassuso 9-Racing 8
Boca 7-Atlanta 10
Cuartos de final (vuelta)
Laferrere 4-Argentinos 8
R. Central 11-Ferro 7
Racing 1-Acassuso 9
Atlanta 11-Boca 5
Semifinales (ida)
Acassuso 6-R. Central 4
Argentinos 0-Atlanta 4
Semifinales (vuelta)
R. Central 5-Acassuso 6
Atlanta 9-Argentinos 12
Final (ida)
Acassuso 4-Atlanta 6
Final (vuelta)
Atlanta 11-Acassuso 9
Ganador: Atlanta

Foto: Sergio Vildósola es el tercero desde la izquierda, entre los que están de pie. La foto fue tomada en uno de los tantos viajes que, con su querido Atlanta, hicieron a Rosario.

mayo 17, 2020

WALTER MUÑOZ: SU FALLECIMIENTO


Daniel Insaurralde, ex jugador y técnico de larga trayectoria en el futsal de AFA, es uno de los principales impulsores del CEF Nº 3, entidad barrial que si bien nunca llegó a los torneos de la Asociación del Fútbol Argentino, sí participó en numerosas competiciones paralelas. Días atrás, recibimos de parte de Daniel una triste noticia: "Simplemente contarte que falleció un amigo, profe, DT de promocionales, seniors y árbitro de BAFI. Un amigo, un todo-terreno que arrancó conmigo con la actividad", señaló.
Su nombre era Walter Muñoz y le decían Raty. Tenía 40 años y hacía un tiempo que venía peleando contra una enfermedad. "Quiero hacerle extensivo el saludo a toda la familia del CEF Nº 3 futsal y a sus seres queridos", comentó Daniel.
Desde éstas líneas lamentamos profundamente la noticias y adherimos a las condolencias.

mayo 15, 2020

LOS PIONEROS DEL FUTSAL

HOY: JOSÉ MARÍA LOPOLITO 

A principios de la década del ochenta se acercó a Boca. Llevaba a un amiguito de su pequeño hijo, Gonzalo, a una práctica. El, que también estaba, quiso jugar. Y jugó. Gonzalo se quedó en Boca. Y así empezó la historia de José Lopolito en el futsal. No pasó mucho tiempo hasta que lo «engancharon» para ser delegado de la actividad. Tampoco para que el fútbol de salón boquense se pasara a la órbita de AFA, cuando la Asociación empezó a organizar el fútbol cinco.
Cautivado con la nueva disciplina, Lopolito se identificó cada vez más con ella. Casi a la par, se convertía en el directivo xeneixe de mayor peso en cuanto al futsal. En 1990 había empezado a ir a la AFA como representante de su club. También, había entablado una amistad con Fernando Larrañaga, a quién llevó como técnico de Boca en aquella misma temporada.
Cuando falleció Pujol, Lopolito comenzó a tomar las decisiones de mayor trascendencia y, con la confianza de Grondona, pasó a encabezar la Comisión de Futsal. Siempre basado en su estilo individualista, frontal y sin temor a la confrontación, lo hizo hasta octubre de 2006. Pero un ataque al corazón lo arrancó de sus tareas a los 71 años, justo unas horas después de haber presidido una de las habituales reuniones de los martes en AFA. Hoy, ya no tanto por su carácter obstinado, es más recordado por la gran pasión que sentía por el futsal. «Eso es normal -aseguraba cuando era criticado- porque el que hace se equivoca y las opiniones en contra son algo de todos los días. Se podrá decir que soy cabrón y varias cosas más. No me molesta tanto eso, porque, además, los que dicen eso probablemente tengan razón. Pero lo que me molesta muchísimo es cuando no se va de frente, la crítica por la espalda sí que no la soporto”, se irritaba, y acotaba de forma terminante: “El futsal es más que un cable a tierra para mí: es mi vida”.

mayo 13, 2020

LOS PIONEROS DEL FUTSAL

HOY: BENITO PUJOL TORRES

La sugerencia de la FIFA acababa de llegar. Según ella, era imperioso crear en AFA un torneo de fútbol cinco allá por 1985. El primer campeonato oficial vería la luz un año más tarde. Y su principal impulsor fue Benito Pujol Torres, un hombre de Newell’s con muy buenas conexiones entre la dirigencia del fútbol argentino. Pujol también había sido dirigente de los rojinegros, y, residiendo ya en Buenos Aires, acrecentó el vínculo con Julio Grondona. Su insistencia fue fundamental para que otros dirigentes aceptaran poner el equipo. Así, fue juntando clubes hasta que cuando en 1986 el número llegó a once, arrancó el primer torneo.
En 1987, Benito nombró a Vicente De Luise técnico de la Selección Nacional. Con el Veco y con el padre de éste, los unía una gran amistad. Como jefe de la delegación argentina, Pujol asistió al primer Mundial de la historia, en Holanda. Pero no llegaría a ver el segundo. En 1992 contrajo una enfermedad que le impidió viajar a Hong Kong. En su lugar, lo hizo Lopolito. “Con Benito nos entendimos enseguida -contó una vez José-. Era muy macanudo, aunque a veces, también muy cabrón. Lo apreciaba mucha gente, si bien con otros se llevaba mal porque tenía un carácter que era para quererlo o para odiarlo. No existía término medio. Pero estoy seguro que, ante todo, era un gran tipo”.
En 1993 Benito Pujol Torres falleció. Tenía 74 años.

mayo 11, 2020

DE FÚTBOL A FUTSAL, DE FUTSAL A FÚTBOL


Algunos de los numerosos casos registrados desde 1986.

DE FÚTBOL A FUTSAL
Varios famosos, en un paréntesis de su paso por cancha de 11, o bien ya retirados, pasaron por el futsal. Parque reunió a varios casos: Sergio y Fernando Batista, Cristian y Marcelo Trapasso, Rudman y Nicolás Cambiasso (su hermano, el Cuchu, fue DT) actuaron con la tricolor. En el Barracas de los 90 hubo dos ex Racing: Darío Decoud y Hugo Perico Pérez. Antes, fugazmente, también lo había hecho el ex Ferro, Oscar Acosta. Christian Dollberg (ex Argentinos y Boca) jugó un par de partidos en Huracán. Luciano Olivieri (ex Racing) también jugó para la Academia en futsal. Otros ex racinguistas, Zanello y Loscri, estuvieron en Ezpeleta. El Yaya Rossi (ex San Lorenzo) jugó en Cañuelas. Fabián "Pepe" Castro fue de Atlanta tanto en campo como en futsal. Su hermano Fernando (el Pucho) jugó, igual que Pepe, en Estrella de Maldonado. Juanjo Borrelli (ex River y San Lorenzo) lo hizo en Independiente de Beccar y el Betito Carranza, en Villa Argentina.

DE FUTSAL A FUTBOL
Hicieron el camino inverso algunos jugadores, aunque la mayoría sólo llegó hasta las inferiores, pues a los que tenían condiciones les impedían seguir en el futsal para poder dedicarle la exclusividad a la cancha grande. Una excepción sería también el caso más emblemático: el de Hernán Pineda, quien habiendo jugado futsal en la primera de Huracán, después lo hizo en cancha de 11 del Globo, Boca y hasta el Mundial de Francia 98. Más casos: Emiliano Insúa (hermano de Maxi y Rodrigo) jugó hasta la cuarta de Pinocho, antes de ir a Boca, al Liverpool inglés y a la Selección. Fernando Gago integró hasta la cuarta de Parque; después siguió sólo en Boca, debutó en primera y en la Selección y se lo llevó el Real Madrid. Araujo, un xeneize de cancha de once, pasó por el futsal de las inferiores de Atlanta. Bianchi Arce (Olimpo) estuvo en San Lorenzo.
Además, en el fútbol de ascenso, existen numerosos casos.

Foto: Fernando Gago, en el Tricolor (@ClubSyDParque). 

mayo 10, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY: 


Victoriano Arenas (1987-1989).
Campañas de una trascendencia prácticamente nula tuvo a lo largo de sus tres temporadas. Jugaba de local en un pequeño rectángulo situado en su sede de la calle Paso de Burgos. A los 15 años, en ese equipo llegó a atajar en primera Gastón Gandur, quien reaparecería una década después en el arco de Villa Modelo. Al margen de ese dato de color, no hubo más cuestiones para destacar referentes al club de Valentín Alsina.



Yupanqui (1987-1988; 2001-2002; 2015).
Tuvo tres breves participaciones, con un extenso paréntesis en el medio. En la década del Ochenta jugó dos años, en el segundo de los cuales alcanzó el subcampeonato, escoltando a Muñiz. Uno de sus jugadores más representativos era Mauricio Ferraris, que a partir de allí construiría una larga trayectoria. Pero imprevistamente, Yupanqui dejó de participar para volver recién once años más tarde, en la B. En esa divisional protagonizó otras dos buenas temporadas, dirigido por Cristian Rodríguez Peratta y con jugadores como los hermanos Walter y Alamiro Vaporaki -que siendo casi un desconocido ya demostraba gran poder resolutivo-, Fabio Pérez, Ernesto «Chueco» Mendoza, el «Chino» Correa, Pablo Mavilian y el arquero Ricci. En 2001 perdió con Newbery una de las finales por el ascenso y en 2002, cayó en semifinales ante Atlanta. Paradójicamente, Mauricio Ferraris actuaba para los Bohemios, equipo del que se había convertido en símbolo.
En 2015 tuvo una nueva participación: actuó en Primera C, e hizo una aceptable campaña, aunque al cabo de esa temporada, por razones internas, volvió a desafiliarse. 

mayo 08, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY:


Unión de Cañuelas (2006-2008).
Comandado por David Garzón -capitán del equipo e impulsor de la actividad-, su ingreso se trató de un formulismo, pues su estructura la heredó de su antecesor, Juventud de Cañuelas. En uno y otro caso, se repitió una antigua fórmula: un grupo de amigos animándose a competir bajo la órbita de AFA. En los primeros tiempos no le fue mal. Pero inconvenientes internos y la suspensión de su cancha por un largo período, aceleró su final. Unión dejó el torneo cuando restaban algunos meses para que terminara 2008. Como dato de color, cabe mencionar que Rubén Darío «Yaya» Rossi (otrora delantero de San Lorenzo en fútbol de campo) jugó algunos partidos para los de Cañuelas, ciudad en la que residía.
Integraron su primera división: Abreu, Abregú, Aristegui, Carabajal, De Luca, Díaz, Franco, Garzón, Godoy, González Taylor, Hernán Vázquez, Hasner, Hermann, Migueles, Morfese, Noriega, Pablo Vásquez, Rossi, Sánchez, Santucho, Tolosa, Vicente.


Unión de Olivos (1995-1997).
Quedará en la historia por haber sido el primer club invitado. También, porque de allí surgió Carlos Florentino Sánchez. El «Gallego» sería adquirido por Boca y, desde España ‘96, asistiría a cuatro mundiales. Con Unión se realizó una prueba piloto, que resultó fundamental para que dos años después de su ingreso a AFA, se extendiera a todas las instituciones de barrio esa posibilidad. Paradójicamente, en la misma temporada en la que entraron numerosos clubes beneficiados por esa situación, los de Olivos renunciaron a ella, cuando su posición en la tabla del ‘97, determinó que al año siguiente tuviera que bajar a Segunda.


mayo 07, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY:
Tesei (2003-2005).
Daniel Canella estuvo al frente del proyecto, dirigiendo a su vez el primer equipo. A lo largo de esos tres años sus campañas no se destacaron ni por haber estado arriba de la tabla, ni por ocupar los puestos de abajo. Su participación se cortó debido a la determinación de las autoridades del club del oeste bonaerense. Canella y parte de su grupo, continuaron su labor en el Deportivo Hurlingham.
Integraron su primera división: Adrián Arce, Oscar Arce, Acosta, Armando, Britez, Britos, Caban, Caracoche, Castillo, David Martínez Bestetti, Jorge Martínez, Echavarri, Escudero, Gallardo, Gauna, Giménez, Gómez, Martín González, Kreiem, Laportte, Luna, Menguini, Perichón, Puorto, Rodrigo, Sequeira, Stella, Trejo, Vieiras.


Tigre (1989-2001).
Debido a la restricción que cabía para los clubes no afiliados, durante varios años le cedió su afiliación a Glorias. Desde 1997, pasó a ser representado por un grupo de amigos que causó impacto logrando el Clausura del ‘98 a pesar de sus limitados recursos estructurales y su reducido plantel, que dirigía Raúl de la Cruz Chaparro. Jugaban: Jorge «el Loco» Chaves, Daniel González, Rubino, el «Macho» Miranda, Alza, Navarro, Giménez, Franchitti, Cucurullo, Pajón y el arquero Galván. Aquella temporada arribaron cabeza a cabeza con el River de Vicente De Luise. Y Tigre le ganó el desempate por el título. A continuación, aquejado por la falta de apoyo institucional, los de Victoria volvieron a sumirse en la intrascendencia. En 2001, sólo jugaron algunas fechas, abandonando la competencia en pleno torneo.



UGAB (1998-2010).
Su origen en AFA coincidió, como tantos otros clubes, con las instauración de la categoría de ascenso. En 2001 estuvo en condiciones de dar el gran salto a la A y no desaprovechó la chance, con un equipo dirigido por el emblemático Carlos Kapelian, fabuloso arquero devenido entrenador y máximo símbolo de los de la colectividad armenia. Los hermanos Javier y Julián Lamas, Leonardo Giménez, el arquero Tartaglia, Ledesma, Squillace, Rodríguez Leal, Kechichián (todos procedentes del Racing ascendido dos años atrás) y Mariano Gómez (que llegó de Cervantes) conformaban su plantel, que llegaría a mantenerse por tres temporadas en la A. El posterior descenso significó un mojón: tras un par de campañas pobres, UGAB canjeó intentos de protagonismo en primera por una organización más correcta en inferiores. En el contexto de ese proceso de cambios transcurrieron sus próximos años. Tras aquel descenso, jugó en la B entre 2005 y 2013, año en que bajó a la C, permaneciendo en esa categoría hasta 2015, cuando quedó desafiliado por bajo puntaje.
Integraron su primera división desde 2003: Abdián, Aldrey, Álvarez, Anokian, Arabaulián, Aramayo, Bachanian, Banegaz, Berberian, Brenzoni, Cáceres, Cantale, Carlos Kapelián, Cescato, Clamans, Cotella, Cuesta, Delgado, Ekizian, Carlos Engler, Espíndola, Federico Gómez, Fiore, Franchelli, Garrofé, González Pellegrini, Gorosito, Fernando Gutiérrez, Walter Gutiérrez, Hernán López, Ibáñez, Javier Lamas, Julián Lamas, Juan Longo, Kidjekouchián, Klix, Lapsenson, Laudonio, Lazaryan, Lazo, Leblebidjian, Ledesma, López Amarante, Manoukián, Maraslioglu, Eduardo Mavilian, Pablo Mavilian, Raffi Mavilian, Misa, Molina López, Moll, Mosti, Montero, Moscato, Ocampo, Oesterheld, Ohanian, Ottati, Panossián, Pérez Barrera, Piotrowski, Federico Poladián, Ponce, Potenza, Prestano, Prota, Pugni, Rey, Rigiardi, Rodríguez Leal, Safarian, Schleifer, Sequeira, Squillace, Verrone.


mayo 05, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN


HOY: 

San Telmo (1992-1997).
Un tercer puesto en el Apertura 96 y un quinto en el Apertura 95 fueron sus máximas satisfacciones. Más allá de eso, no tuvo tanta exposición por sus actuaciones futbolísticas, como por sus problemas de conducta. En 1997 quedó condenado a jugar en Segunda División, pero en 1998 no renovó su inscripción. Era local en el club Giuffra, ubicado debajo de la Autopista 25 de Mayo, en el barrio de San Telmo.


Sunderland (1997-1999).
Se nutrió de varios ex jugadores de Platense, acercados por Claudio Labate, entrenador que también había trabajado para los Calamares. Ernesto Colman, el «Choco» Morales, Alessandrello, César «Condorito» González, Diego Strano, Leonel Rodríguez y Patricio Benes fueron algunos de los jugadores que vistieron la casaca del club de Villa Urquiza, que debió descender al cabo de su primera temporada en AFA. En Segunda cumplió buenas actuaciones, pero por la falta de acuerdo con las autoridades de la institución, éstas decidieron quitar el futsal de entre sus actividades.


Talleres (2009).
Su experiencia resultó totalmente olvidable, desde el punto de vista que sólo sacó tres puntos en los 14 partidos que jugó, y que a mitad de año, quedó eliminado por acumulación de ausencias. Empezó siendo dirigido por Ricardo Zapponi, quien además era jugador. Lo suplantó José Luis Engler y, vislumbrándose cierta mejoría de cara a la segunda parte del torneo, la descalificación cayó sobre los de Remedios de Escalada.
Integraron su primera división: Bocutti, Castells, Diorio, England, Gómez, Luchetti, Oliva, Rivero, Zapponi. 

mayo 03, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY: 

Rosario Central (1986-1989; 1993-2008).
Con el privilegio de ser el primer campeón de la historia, le costó mantener su nivel y a principios de los Noventa se marginó por propia decisión. Volvió, sin que transcurriera mucho tiempo para que le tocara padecer su primer descenso. Al ganar un Reducido (cuatro años después) ascendió dirigido por Jorge Crozzoli, quien había sido jugador en el campeonato del ‘86. Pero no se adaptó. Las distancias que cada dos semanas debía recorrer para jugar como visitante implicaron un escollo difícil de sortear. En 2008, habiendo descendido nuevamente, sus dirigentes optaron por competir exclusivamente en la liga rosarina.
Integraron su primera división desde 2003: Abud, Acosta, Alvarez, Balaguer, Bembo, Brizzi, Brusco, Burroni, Bussano, Cantalejo, Cardone, Ciliberti, Coraglio, Juan Pablo Crozzoli, Matías Crozzoli, Chianelli, De Rose, Dellepiane, Domínguez, Feldman, Fernández, Galacho, García, Gilardoni, Hernández, Ibáñez, Kasevich, Lerin, Magnano, Mauricio Martínez, Mena, Modolucci, Molaro, Palermo, Pérez Motta, Pochettino, Potente, Ramos, Ricco, Rullo, S. Martínez, Sardo, Seghezzo, Serrano, Tessandori, Tofoletti, Uribe, Vázquez, Zamboni.


Sáenz Peña (1998-2002).
Fue uno de los clubes que le dieron origen a la Segunda División. En 1999 realizó su campaña más relevante, clasificándose por única vez a un Reducido, instancia donde no superaría la primera fase. Para el 2003, la AFA le retiró la invitación, basándose en actos de indisciplina cometidos en 2002. Una buena relación entre su dirigencia y la de Estudiantes, les permitió eludir la sanción inscribiéndose con la denominación de los de Caseros. Dos años después, también el Pincha sería descalificado por acumulación de ausencias en inferiores.

mayo 01, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY: 

Quilmes (1999-2004).
Un conjunto compuesto por individualidades de excelente manejo acaparó aplausos en sus primeras apariciones. Dirigido por José Romero, el Cervecero luchó por los lugares de vanguardia hasta el 2000 inclusive, con valores como el paraguayo Martínez, Ameri, el «Rasta» Ravenna y el goleador Ariel Batellini, quien en 2001 sería campeón con Franja de Oro y más tarde se marcharía a Italia. Pero Quilmes pagaría un alto precio por carecer de una cancha propia, lo que constituyó un obstáculo que desgastó a Pepe Romero, quien además de DT, era el principal responsable de la disciplina. Los tiempos de bonanza le cedieron paso a otros menos prósperos. Y en 2004, sin poder repetir ni por asomo aquellos notables rendimientos, acabó por desafiliarse.
Integraron su primera división desde 2003: Acuña, Alonso, Bianchetti, Blanco, Bonaffini, Catalbiano, Costas, Criscuolo, Della Latta, Denda, Gabriel, Gómez, César Martínez, Mion, Miranda, Ormeño, Lionel Romero, Sotomayor, Tamagni, Tozzi. 


Real Oeste (2006).
El equipo con sede en Luján, amagó con convertirse en sensación, pero terminó siendo todo lo contrario. A menudo padeció problemas relacionados con ausencia de Policía, imposibilidades de conseguir cancha -si bien uso varias veces el polideportivo de su ciudad- y escasez de jugadores, lo que desembocó en una descalificación por parte de AFA, cuando cerraba el año. Para completar un curioso cuadro, cabe resaltar que su presidente, Fabián Pourrain, quien por entonces tenía 36 años, también era técnico y jugador de la primera división.
Integraron su primera división: Aguirre, Andrada, Gonzalo Arruti, Rodrigo Arruti, Benincasa, Calderón, Carbonelli, Cardozo, Cristian Calvo, Gabriel Calvo, Jorge Chaves, Norberto Cháves, Fabio Fernández, Ferreira, Fraguas, Juan López, Mansilla, Metzler, Mujica, Ojeda, Pana, Peláez, Pourrain, Ríos, Matías Rodríguez, Nicolás Rodríguez, Jonathan Suárez, Vacas, Vélez.

abril 30, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY: 

Muñiz (1988).
Fue tan atípico su caso como explosivo su juego. Muñiz salió campeón del único campeonato que disputó, con un plantel que, dirigido por Hugo Zanoti, venía de representar a Fénix la temporada anterior. Lo componían Alberto «Kike» Ocampo, José Luis «Panadero» Lamela, Daniel Martín, Alberto Marigonda y «Pinco» Ferreyra, un sensacional arquero, entre otros cracks. También jugaban Oscar Palavecino, Alberto Marigonda, Víctor Osés Lamela, el «Chiqui» Guido y el hermano de Ocampo. Entre todos, formaban un conjunto temible en la Zona Norte del Gran Buenos Aires, donde aparte intervenían en campeonatos por dinero. El «Rayo Rojo» destronó a los clubes rosarinos, que habían campeonado en las dos primeras ediciones, pero así como resultó repentina su inscripción, también sorprendió que una falta de entendimiento entre directivos de la institución y plantel, provocara su alejamiento. Cuerpo técnico y jugadores volvieron a acordar su incorporación a otro club: Tigre les abrió sus puertas en 1989.  Sin embargo, su eficiencia fue diluyéndose y aquella espectacular campaña ya nunca más conseguirían repetirla.


Paraná (2006-2009).
La entidad zarateña no tuvo un paso auspicioso. Sus paupérrimas campañas lo condenaron irremediablemente al último puesto de cada temporada, con excepción de la Copa de Plata 2008, torneo en el cual consiguió más triunfos que contabilizando juntos todos sus años de competencia. En 2009 directamente no sumó ninguna unidad a lo largo de 24 partidos. Sus penurias excedieron lo futbolístico cuando a las pocas semanas de iniciarse la temporada 2010, la AFA dejó de invitarlo basándose en la escasez de plazas que había en el torneo.
Integraron su primera división: Alexis González, Carlos González, Silvio González, Aguila, Baro, Barraza, Cristian Bernachea, Rodrigo Bernachea, Bornia, Borrego, Budano, Cabezas, Campagnoli, Canteros, Castro, Ceriani, Dolcemelo, Arande, Ezequiel Esquivel, Gonzalo Esquivel, Fariña, Juan Fernández, Garín, Girardi, Godoy, Gonzalo Gómez, Guidi, Hergert, Jonval, Magallán, Malchiodi, Monsalvo, Moreira, Narváez, Paccor, Penoni, Pérez, Petrik, Podestá, Quevedo, Redondo, Ríos, Rodríguez, Salinas, Salvo, Santucci, Diego Sánchez, Silva, Soto, Varela, Vera, Ytalia.

abril 28, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY: 

Lugano (1996-2001).
El de los años 96-97 fue uno de los más grandes equipos de la historia. En el Apertura 97 coronó esa supremacía consagrándose campeón con jugadores de calidad excepcional: Daniel Martín, Mariano Tallaferro, Rodrigo Petillo, Diego Giustozzi, Nicolás Noriega y Jorge Martínez en el arco. Y hasta el veterano José Luis Lamela, quemó sus últimos cartuchos con esa camiseta. Dirigido por Alberto Marigonda, practicaba un futsal vistoso, basado en el talento de sus integrantes. Durante su período de apogeo, ese estilo confrontó con el que implantó el Boca de Larrañaga, más sujeto a la táctica y la planificación que a la técnica individual. Una ruptura interna determinó que se desarmara parte de su plantel (varios firmaron para Atlanta) a partir del 98, con lo que fue perdiendo terreno. La decadencia se acentuó sobre el comienzo de la nueva década, con el descenso de 2001 como desenlace.
Como la afiliación de Lugano era en realidad una pantalla que usaba el club 25 de Mayo, de Martínez, que así competía cuando todavía regía la veda para las entidades barriales, el descenso le permitió inscribirse con su denominación original, y a partir de 2002, en la B, prescindió de la entidad de AFA y se convirtió oficialmente en 25 de Mayo.


Mitre (2000).
Ubicado en una zona cercana a la estación Miguelete, Ferrocarril Mitre es uno de los tantos clubes del partido de San Martín que pasó por el futsal. En su caso, su rendimiento fue malo en la primera rueda; y mejoró en la segunda, aunque no llegó a clasificar para el Reducido. Su plantel estaba compuesto por varios futbolistas que estuvieron más adelante en Las Heras, como Víctor Peñalbel y los hermanos Pablo y Adrián Gutiérrez. Lo dirigía Silvio Benítez, que firmaría en 2001 para Independiente.

abril 27, 2020

LOS CLUBES QUE YA NO ESTÁN

HOY: 


Libertad (2004-2009)
Cambió un arranque poco afortunado por actuaciones más felices, que lo condujeron a ser durante varios años protagonista de la lucha por ascender. 2007 fue su mejor año, pues contó con dos claras chances que no aprovechó. También tuvo una ocasión inmejorable en 2009, pero Lamadrid lo venció en la Promoción. Un par de meses más tarde, la AFA le retiró la invitación alegando problemas de conducta. Un dato muy importante, es que los de Don Bosco tuvieron durante tres campeonatos consecutivos al máximo goleador de Segunda, Carlos Coronel, que en 2010 ascendería con Banfield, el club que lo recibió tras la sanción a los albirrojos.
Integraron su primera división desde 2004: Allí,  Antedoro, Arano, Arellano, Belmonte, Bernet, Bianco, Blanco, Bonano, Carlos Engler, Gustavo Engler, Carrasco, Federico Castelaneli, Marcos Castelaneli, Catalbiano, Cayián, Conforti, Criscuolo, Chillemi, Choia, Carlos Coronel, Rodrigo Coronel, Creuse, Curdumi, Denda, Della Latta, Daniel Díaz, Do Santos, Ducret, Ferré, Pablo Fernández, Fleita, Freire, García, Kinaszuk, Lavigne, Lehmann, Marsicano, Martínez, Matamoro, Morales, Mussacchio, Ocampo, Pacheco, Pastor, Pedroza, Pellegrini, Pereira, Regueiro, Rejo, Romero, Ruiz, Salgado, Sedelli, Alejandro Seoane, Sebastián Seoane, Stivala, Toledo, Tozzi, Trejo, Valdez, Vallestra, Velázquez, Visconti.


Liniers (1995)
Una de las campañas más flojas de un club de AFA en el futsal, la realizó este equipo que ocupó el último puesto de la tabla en el Apertura del 95, superando la barrera de los 200 goles en contra. Con la obligación de intervenir a continuación en la ronda consuelo, eludió esa responsabilidad y desapareció del fútbol cinco.


Longchamps (2008)
Actuó como local en el lujoso Polideportivo de Almirante Brown. Dirigido por Daniel Giannico, cosechó más traspiés que victorias, cerrando el año con la tristeza de haber sido eliminado por acumulación de ausencias en sus inferiores. Su cuerpo técnico se trasladó a Temperley en 2009 y en 2010, a Los Andes.
Integraron su primera división: Barberón, César Mercado, Gustavo Mercado, Casanova, Catán, Chirino, Leonel Díaz, Esmella, Flamini, Galán, Gamarra, Giannico, Iglesias, Mora, Mortara, Numbella, Orellana, Jonathan Pérez, Reinhart, Sosa, Torre, Torrez.